Quiero cambiar...pero...

El cambio, y el estancamiento

 

 

Cuando no vemos el cambio

 

Muchas veces te habrás propuesto mejorar hábitos, has hecho un nuevo horario con todas las actividades que hacer, y al poco tiempo, simplemente dejas de esforzarte, el horario se va a la basura y tus buenas intenciones se convierten en culpabilidad.

 

¿Por qué te fuerzas en algo que realmente no quieres hacer? La clave para el cambio reside en tener una buena razón para cambiar. Por ello antes de decidir un nuevo hábito, pregúntate que es lo que quieres conseguir con ese cambio.

 

Una vez que tengas claro lo que quieres conseguir, valora el beneficio que te va a aportar, si es verdadero, o si es sólo algo que crees que es bueno. Esto ocurre cuando escuchamos consejos externos pero nunca los nuestros. Por ejemplo es cierto que es bueno hacer deporte, pero quizá no estés en el momento adecuado de tu vida para dedicarle el tiempo necesario. Entonces decides que es lo mejor y te apuntas a un gimnasio, que al final sólo puedes asistir dos días al mes. El resultado es pobre, debido a que no puedes atender la nueva actividad y al obligarte a ello, te supone más un suplicio que un placer.

 

Por ello te propongo que revises bien cada nuevo hábito que quieras implantar en tu vida. No importa si en vez de este mes, lo haces dentro de seis, pero el resultado será bueno, sólo si puedes ponerte seriamente a ello.

 

Si eliges conscientemente y con sabiduría los cambios que quieres realizar, y los implementas en el momento adecuado, verás cómo poco a poco tu vida no sólo cambiará a mejor, sino que te sentirás más pleno y realizado, debido a que ves como tus esfuerzos dan los frutos que deseabas.

 

Valora el tiempo que tienes, y el esfuerzo que realizas cada día por sentirte bien, feliz, alegre… Tienes mucho bueno que ofreces al mundo desinteresadamente, y parece que sólo te enfocas en lo que no haces.

 

La sociedad nos satura con información, comida sana, ejercicio, salud mental, trabajo adecuado, tiempo en pareja, actividades en familia, educación, economía sostenible, cocina variada y original … y la lista siempre crece más y más.

 

Quizá ha llegado el momento de parar y mirar alrededor, ¿Qué tal si simplemente eres feliz con lo que tienes y con lo que eres?, ¿Quizá el ideal que te venden a diario en el fondo no es tu ideal?

 

Lo más importante para mí, es sentirme bien conmigo misma y mis deseos. Para ello he dejado de prestar atención fuera y he comenzado a escuchar mi voz interior. Desde entonces me exijo menos y cuando estoy en un período de exigencia mayor, lo asumo, ya no me enfado ni me pido más, y me concedo aquellos descansos que necesito.

 

A veces me sorprendo relatando algún sinfín de tareas a una amiga, es entonces cuando el universo me sonríe y me recuerda:

 

 “Calma, no corras, no tienes que llegar a ninguna parte”

 

En ocasiones una buena charla, deja entrever, todas aquellas exigencias que se han colado por una rendija sin que te dieras cuenta. En ese momento, toma buena nota, y regálate un momento de reflexión.

 

La vida son experiencias y momentos, puedes vivirla o puedes pensar en cómo deberías vivir.

 

 

¿Necesitas un empujón para dejar de Pasar Arena?, yo puedo acompañarte durante todo un mes y ayudarte a:

 

_ Identificar donde estás ahora

_ Elegir la actitud o emoción que más te bloquea y superarla

_ Conseguir tu objetivo de cambio

_ Aprender a convertirte en tu propio terapeuta

 

Hazte un buen regalo, aquel que te mereces y .... cambia.

 

Pincha aquí para saber más

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Sobre mi

Canalizadora,. escritora, disfruto y practico la sanación,. Conoce mi evolución personal en Inicio

Y mis inicios profesionales en Centro Shambala Reiki web amiga