Limpieza y Purificación de Energías del Hogar

Limpieza chamánica del hogar. Purificación de las energías de la casa

 

 

En varias ocasiones me han preguntado, como limpiar de Energías Negativas una casa.


Existen muchos métodos, hoy voy a explicar uno de ellos, que suelo usar una vez al año.

 

El origen de este tipo de limpieza, son los rituales chamánicos de distintas zonas de Hispanoamérica, como Méjico o Perú. Hoy en día se han extendido a todo el mundo, y cualquiera es capaz de realizarlo con éxito.

 

El hogar o el lugar de trabajo, son espacios donde pasamos muchas horas, y por ello absorben nuestras emociones y pensamientos habituales.

 

Por eso es bueno prestar atención a las energías que se van acumulando y darle un toque de renovación y nuevos aires. Por lógica lo primero que tendremos en cuenta es mantener limpio nuestro espacio de polvo y suciedad. Este hábito te ayudará a valorar tus muebles y enseres, al mantenerlos pulcros y ordenados, y también te sentirás más cómod@.

 

Igualmente te recomiendo una vez al año, revisar tu ropa y objetos cotidianos, y donar aquello que no has usado en unos años, así como tirar lo que esté roto o en mal estado. Si además añades algún cambio de lugar de los muebles o adornos, sin casi esfuerzo acabas de impulsar la energía de tu hogar.

 

Ahora podemos pasar propiamente al Ritual de Limpieza y Purificación de energías

 

Puedes realizarlo con incienso natural que encontrarás en los herbolarios. El natural son unas bolitas de resina que requiere para su uso, un inciensario y un carboncillo natural. Si prefieres puedes usar el incienso en barra.

 

También puedes hacer un atillo de varias hierbas aromáticas, como romero, lavanda, albahaca, cedro, pino, o cualquiera que tengas y te llame la atención. Tomas las hierbas que hayas elegido, y las atas con un hilo o cordel, de manera que las puedas coger cómodamente con la mano.

 

Si tienes una pluma y una concha de mar, ambas de buen tamaño, puedes añadirlo al ritual. La concha sirve para sostener el atillo de hierbas y que no te quemes, o en caso el incensario. La pluma sirve para dirigir el humo que va saliendo, a alguna esquina o zona específica de la habitación. Si no lo tienes, no te preocupes, usa cualquier cosa que te sirva para no quemarte y llevar cómodamente el porta incienso o las hierbas, Y puedes dirigir el humo que va saliendo con tu mano, un abanico o un simple papel.

 

Una vez preparado todo esto, te relajas, haces tres respiraciones más profundas, de manera que entres en silencio interior, es decir que te centres en lo que vas a hacer, y no te pongas a pensar en otras cosas. Enciendes las hierbas o incienso y comienzas a recorrer la casa, quedándote unos momentos en cada habitación, y prestando especial atención a las esquinas y recovecos, que es donde se acumula más fácilmente la energía densa. Dirige el humo con la pluma o lo que hayas elegido, expandiéndola por toda la casa.

 

Si lo sientes, mentalmente o en voz alta vas diciendo alguna oración que tenga significado para ti, o simplemente decretas: Este humo está limpiando y purificando tu hogar, de cualquier energía estancada. 

 

Mantén las ventanas abiertas mientras lo realizas, para que el humo junto con la energía atrapada, pueda salir de tu hogar.

 

Algunas personas eligen hacer una señal de la cruz con el humo, en cada habitación, eso dependerá de tu creencia. Lo más importante es que lo hagas con el firme convencimiento, de que la limpieza está ocurriendo. Esta creencias equivale a la fe, y tiene el mismo efecto, excepto por el hecho de que estás confiando en ti y en tu capacidad de conectar por ti mismo, con la Divinidad que llevas en tu interior. 

 

Las hierbas son potenciadores de esta limpieza, por sus propias cualidades para la sanación y purificación. El incienso también cumple esta función, por eso es importante que lo que elijas, sea natural.

 

Este mismo proceso lo puedes hacer sobre tu aura o el de otra persona, y sirve para equilibrar el Cuerpo Aúrico, limpiar densidades y potenciar el poder personal. Basta que muevas el incienso desde la cabeza a los pies, por delante y detrás, moviendo el humo con la pluma, y con la intención de limpiar impurezas.

 

Puedes hacerlo en cualquier momento, y repetirlo tantas veces como sientas que es necesario. El período ideal es en los solsticios, y en luna llena.

 

 

Espero que te guste, y no dudes en preguntar cualquier duda que tengas. Igualmente me encantará que me cuentes que cambios has notado, después de hacer esta limpieza en tu casa. Es habitual notar que descansas mejor, te sientes de mejor humor, y los proyectos pendientes comienzan a manifestarse fácilmente.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0