Manual para canalizar. 2. Espacio - Tiempo. 


Manual para aprender a canalizar mensajes espirituales gratis.

*Esta canalización me parece relevante y necesaria para comprender mejor el concepto del tiempo, a un nivel de conciencia. He añadido notas dentro del propio texto, para facilitar su entendimiento.

 

En la canalización habitualmente está presente el tercer lenguaje. Este lenguaje aporta comprensión, cuando lo leemos varias veces. Al inicio es fácil que no obtengas todo el mensaje, las palabras parecen que carecen de un sentido global. Pero si lo relees en días sucesivos, se abrirá para ti el significado completo, y como por arte de magia, integras esa verdad en tu interior. La verdad no son sólo palabras, sino que es una mezcla de sensaciones. Habitualmente cuando canalizo, recibo imágenes además de palabras, lo que me facilita esa comprensión de conjunto, enlazando diferentes aspectos. Esto es lo que intentaré transcribir en las notas del texto.

 

Prueba a leer el texto y luego el texto con las anotaciones, así podrás probar a conectar con este lenguaje, que habla directamente a tu conciencia.*

 

Hablemos sobre el espacio – tiempo. Mucho se ha dicho sobre ello y es correcto, aun así vamos a mostrarlo desde un punto de vista más cercano.

 

Vivís en una realidad con sus propias reglas, una de esas reglas básicas es la de Experimentar. Es imperante para el Alma que decide desarrollarse aquí en la Tierra, obtener un plano de realidad finito en apariencia, pero infinito en posibilidades y esencia. De este modo puede elegir obtener un plano de Observador, o el aparentemente único en el que se implica y habita en él, pensando que son sus experiencias las que lo definen.

 

*Cuando nacemos, como alma elegimos un contexto sociocultural y una familia que nos facilite algunas experiencias claves a lo largo de la vida. Durante el crecimiento, aceptas como propias las creencias de ese contexto global y vas adquiriendo las propias. Entre ellas el concepto de vida y muerte, así como las situaciones posibles o no en una vida, como la imposibilidad de volar, si vivimos en la Tierra, donde existe la ley de la gravedad.

 

Ese es tu mapa del juego, o plan de vida. Aparentemente es finito, porque aceptas que hay cosas que no puedes hacer. Pero en esencia es infinito, cuando accedes a otras creencias, relacionadas con tu naturaleza como alma. Puedes vivir una vida entera con las primeras creencias, o cambiar tu mapa del juego, cuando asumes que es posible otra realidad, y comienzas a actuar en consonancia.

 

El propósito real de la experiencia de vida, desde el punto de vista del alma, es experimentarse así misma. Por ello debe jugar a ser un ego limitado, dentro de unas posibilidades limitadas. El tiempo de vida es una de ellas afín de que el aprendizaje de alma, pueda contar con todas las posibilidades necesarias, delimita cada existencia humana con unos años.

 

Si sólo vives desde el punto de vista del experimentador, o ego, tus posibilidades estarán limitadas, por ti y el medio. Si eliges probar a verificar por ti mismo estos límites, estás entrando en el recuerdo del alma, reconociendo tu verdadero camino. En ese momento comienzas a evolucionar, dentro de tu propio personaje.

 

En efecto, las reglas del juego evolucionan a tu lado. Si descubres el origen del juego, no necesitas cambiar de vida o personaje, puedes continuar evolucionando desde las nuevas posibilidades de tu nueva realidad.*

 

Para ese primer plano o primer intento de ser, se creó el espacio – tiempo. De este modo el Alma podía experimentarse a sí misma, como un compendio de situaciones finitas, ocurriendo en un espacio material y físico. Finitas porque tenían que tener principio y fin, y dado que es un mundo material o denso, se hacía necesario la creación de un espacio físico, que en esencia podría decirse para vuestro entendimiento, que es mental.

 

*habla de la creación del holograma mental, sostenido conciencias de otras dimensiones, que participan en este proceso de aprendizaje para las almas. El planeta Tierra es un espacio creado con apariencia física, por ello es una ilusión, y no es nuestro lugar de origen verdadero.*

 

Para que ese espacio pudiera experimentarse, lo físico debía contener tiempo. Sólo así el Alma podía delimitar su evolución, eligiendo quedarse enfocada en unas experiencias delimitadas en el tiempo, que le hubieran marcado en algún modo, surgiendo así la experiencia pasada. También podía elegir quedarse en un limbo de experiencias no realizadas en lo físico o material, surgiendo la apariencia del futuro, o pasar al segundo plano de experiencia, o segundo intento de ser.

 

En el segundo enfoque de ser, el Alma decide focalizarse en el plano material e inmediato y ocurre la sensación del presente o tiempo real. Es el único en el que el Alma puede ser consciente de sí misma, sin crítica ni evaluación de su parte. En ella ocurren las situaciones que conforman su vida y su aprendizaje.

 

* Explica la forma en la que elegimos aprender. Si todo es una ilusión holográfica, al igual que cuando eliges escuchar una misma canción muchas veces, así experimentas un recuerdo, y te quedas estancado en el pasado. Es como si eligieras ver una y otra vez, la misma escena de la película, y experimentas todo el dolor o la alegría, como si fuera justo ahora.

 

Esa es la trampa de esa ilusión, la culpa. Al no entender que sólo es una experiencia, y aceptar el propósito de esa situación para tu aprendizaje, generas un estado de shock.

 

Cuando no aceptas un episodio de tu vida, no te aceptas a ti, te juzgas y limitas aún más las condiciones de tu personaje. Surgen las creencias limitantes, y los miedos.

 

Si lo tomas como un examen que has suspendido, pero que puedes aprobar en la siguiente oportunidad, no hay culpa, sino crecimiento. Como todo en el universo, en la trampa está la solución, fácil y amable, si tan sólo te lo permites.

 

El intento es literalmente el intento del alma por recordarse, a través de la elección, punto de vista o conciencia del ego. Cuando el intento se materializa, es decir ocurre, entonces el individuo pasa a otro plano de experiencia y conciencia, más elevado.

 

Ese corresponde al presente, que es el único momento real de la experiencia, donde el ego no piensa, sino que actúa. Ahí es donde el alma se mide así misma, pero no juzgando, como hace el ego, sino aprendiendo.

 

La evolución del individuo pasa por ser cada vez, más tiempo consciente de que es un alma, mientras vive su día a día. De ese modo no pierde el tiempo juzgando, sino que juega, consciente de la infinidad de posibilidades que encierra cada situación.

 

Lo mismo ocurre, cuando el individuo cree que está orientado al futuro, sus metas, o crecimiento, pero no pasa más allá de imaginarlo. Entonces las posibilidades se van convirtiendo en humo, y el individuo vive cada día ausente de su presente, realizando sus rutinas, con el único fin de terminarlas y poder comenzar con aquellas rutinas más agradables.

 

Al final sólo quedan las rutinas, y el individuo se disuelve en ellas. Esa es de nuevo la trampa, la rutina genera una especia de estabilidad, que consiste en repetir lo mismo una y otra vez. Pero ¿Y si un día te levantases dispuesto a ser como siempre quisiste ser?

 

Puedes afrontar cada día como otro más, repitiendo las mismas acciones, o recordar que esto es una ilusión. Entonces te permites abandonar esa rutina que sólo agrada al ego, y experimentar ese día con ojos nuevos, los del experimentador.

 

Desde ese punto de conciencia, es donde puedes deshacerte de las creencias limitantes de tu personaje, tu ego, y evolucionarlas hasta donde desees. Pregúntate entonces, ¿cómo querrías realmente ser?*

 

Por todo ello, querido amigo y lector, comprendes ahora como tu tiempo y espacio, no son más que estados enfocados de tu propio ser?. El espacio no es algo limitado, aunque lo aparente. El tiempo no es algo lineal y fijo, sino eterno. La experiencia no es física, sino totalmente mental, donde la mente es, en sí misma, chispas de luz.

 

Todo tu mundo de tercera dimensión, está marcado por el espacio – tiempo, ese es el primer plano de experiencia. Cuando comienzas a enfocar tus esfuerzos, en aquello que realizas en cada momento, comienzas a dar pasitos hacia el segundo plano o segundo intento de ser.

 

Este paso contiene  una importancia suprema, es donde comienza a hacerse paso la magia del Silencio. El silencio es un instante robado al espacio – tiempo, donde el Alma finalmente sustrae su enfoque del ego que ha elegido adoptar, y recuerda interiormente su origen verdadero.

 

Esto además de ayudarte en tu intento de pasar al segundo plano, te permite recalibrar tu eje, orientándolo cada vez más a tu centro.

 

Es de remarcar de nuevo la importancia de este intento, pues este demuestra la fuerza del Alma, haciéndole recordar al Ego, que está aquí, más allá del tiempo – espacio, unido al Ego.

 

*El silencio son esos momentos en los que el individuo, hace una pausa en esas rutinas que le ocupan, y apacigua su mente. La meditación es una forma de llegar, mantener y extender, esos momentos de silencio. Ese silencio no aparecerá inmediatamente, si fuese tan fácil conectar con nuestra conciencia, no estaríamos hablando sobre ello. Al inicio estará invadido por las imágenes mentales de nuestro ego, y como veremos, no hay que luchar contra ello, sino aceptarlo y permitirlo.

 

En el momento en que sueltas la necesidad de juicio, dejas de calificar algo y aceptas que simplemente es. Entonces eres el observador, y el propósito de esa experiencia se muestra. De este modo, al no negarla, esa energía que ha dado forma física a tu evento, puede continuar su camino de expresión, al igual que tu.

 

Habitualmente hacemos lo contrario, y al negar la razón de nuestro malestar, lo mantenemos, generando estados mentales y emocionales, más bajos.*

 

Para el alma, recordarte que está ahí es primordial. A más momentos de silencio del ego, más comunicación con tu conciencia y más fácil es la comprensión y evolución.

 

Sin su ayuda o recuerdo, el Ego se siente sólo, esto forma parte de otra de las condiciones básicas, en las que se conformó este lugar de realidad controlada. Nadie que encarne debe recordar, sólo cuando se comience a pasar al segundo plano de realidad, se comenzará a recordar.

 

Mientras tanto el Ego se afanará en su búsqueda de sensaciones físicas, que se acerquen lo máximo posible a un anhelo profundo interior. El anhelo de buscar la parte que le falta, a sí mismo, a su Alma.

 

Esa búsqueda en el exterior, no hará más que distraerle, y cuando su anhelo comience a materializarse en palabras, sentirá muchas veces que se pierde de nuevo. Puede distraerse todo cuanto quiera, porque todo está bien si le sirve para volver su atención hacia sí mismo y finalmente buscarse.

 

*Habla de que el miedo es la ausencia de uno mismo, es lo que te aleja del alma, que es la conciencia de confianza y amor. Sea cual sea la experiencia que te traiga de nuevo a esta búsqueda, está bien. Recuerda que el alma no juzga, su objetivo es que recuerdes y el camino es la experiencia de la vida.

 

El espacio – tiempo es un salón de juegos para el Ego, y esa es su función verdadera.*

 

Una vez que entras, el libre albedrío será de las últimas reglas. Al igual que no se castiga a un niño cuando está aprendiendo, tampoco existe ningún castigo por nada que puedas llegar a hacer. Todas las Almas antes de entrar conocen las reglas, y están encantadas y deseosas de entrar. Imagina que revuelo, poder experimentarse desde un punto de vista concreto y aprender de ello.

 

La última regla es sencilla y por ello la más compleja para vosotros. Y de ella hablaré en un hipotético “futuro” encuentro.

 

Siempre dispuesto

 

Shakiel

 

*Gracias y un afectuoso saludo. Cristina*


Escribir comentario

Comentarios: 0

Sobre mi

Canalizadora,. escritora, disfruto y practico la sanación,. Conoce mi evolución personal en Inicio

Y mis inicios profesionales en Centro Shambala Reiki web amiga